QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

1 oct. 2010

Crónica de una huelga anunciada

Este título es engañoso. Esta no es de verdad la crónica de un día de huelga. Esta es la crónica de cómo el detalle más pequeño, la cosa más irrelevante puede convertirse en un gesto representativo, una imagen reveladora, un símbolo.

A mediados de junio de este año, los mayores sindicatos españoles, Comisiones Obreras y UGT convocaban la que sería la séptima huelga general en nuestros 35 años de democracia. A huelga general por lustro, España está por encima de la media mundial. Esta venía encendida a raíz de las reformas urgentes aprobadas el 16 de junio por el gobierno de Rodríguez Zapatero (Real Decreto- Ley 10/2010). El nuevo decreto-ley venía a imponer medidas tan polémicas como la reducción del plazo de preaviso, que el Estatuto de los Trabajadores mantenía en treinta días, a quince (que no gustan nada a los trabajadores) o las indemnizaciones que se han de pagar ante la finalización de los contratos por obra o servicio determinado, que si hasta ahora eran de 8 días por año trabajado, pasan a establecerse en 12 días por año trabajado (lo cual no ha gustado nada a los empresarios). Así las cosas, nadie quedó satisfecho con la reforma laboral como es, por otro lado habitual. Y así como también es habitual en nuestro país, se cumplió con la convocatoria de una huelga general, que ya iba tocando ¿no?

En la balanza entre la información y el sensacionalismo que alimentan los medios, gana el sensacionalismo. Es más inmediato, tiene más adeptos, es fácil posicionarse. Hagan la prueba: ¿Qué imagen nos llama más la atención, la de un político informando o la de la Policía cargando contra la población? ¿Qué término nos resulta más atractivo, el de “reforma laboral” o el de “huelga general”? Google da aproximadamente 2 millones de resultados para la primera y 4 millones para la segunda. Conclusión: la palabra huelga es llamativa, atractiva y además fácil de comprender, sólo requiere un sí o un no. ¿Vas a hacer huelga? Sí/No. ¿Conoces la reforma laboral? No sabe/ No contesta.

El ambiente ya estaba frío en la España preveraniega. Tan sólo algunos conocidos sindicalistas me traían el tema a colación. En las calles la gente no comentaba mucho el caso y, por más que los medios de comunicación hablaban de ello, el mensaje no acababa de calar en el español de a pie. El verano de por medio vino a enfriar aún más los ánimos, luego la depresión post-vacacional, la vuelta al cole y su consiguiente “cuesta de septiembre”, los días más cortos, volver por fin a dormir bien… la huelga general llegó a su ser entre somnolienta y despistada.

La noche del 28 de septiembre me encontraba en el sofá trasteando un rato por las redes sociales. Que si mira una foto en Facebook, que si lee un enlace en Twitter, que si intercambia una información en Picotea, cotillea los nuevos rincones de Minube… mientras de fondo Sara Montiel acompañaba a los chicos de TeleMadrid por la Gran Vía y recordaba aquellos años en que era la gran estrella del cine español.

A ella le siguió una discusión intrascendental sobre la idoneidad o inoportunidad de la huelga general de la que confieso que sólo logró despegar mi mirada del ordenador el inequívoco “look Oneto”. De repente, silencio, una imagen y un mensaje en la pantalla de TeleMadrid: "La huelga general convocada por los sindicatos contra la reforma laboral del Gobeirno de la Nación impide la emisión de Telemaddrid".
  
Eso sí me sacó de mi letargo: “La huelga general ya está aquí”, me dije, le tiré una foto, la colgué en el blog bajo el título Acaba de iniciar des-oficialmente la huelga general en Madrid y la compartí en Twitter. Era como el pistoletazo de salida. De ahí en adelante los mensajes empezaron a sucederse en las redes sociales: “Atocha cerrado”, “Disturbios en Mercamadrid”, en Vigo, en Barcelona. La noche iba a ser larga y después de ver unas cuantas imágenes de cómo los piquetes actuaban en nombre de la democracia me fui a dormir.

Al día siguiente me esperaba una larga jornada de trabajo en casa. Había pensado ir a las 3 de la tarde a la Plaza del Carmen, entre Estrecho y Tetuán, donde se iban a reunir para manifestarse los de “Tetuán no se calla”, una plataforma del barrio creada para protestar contra los recortes sociales aplicados por la Junta. Descubrir que no tenía café en la despensa me obligó a ponerme lo primero que saqué del armario y “bajar al chino” (frase que propongo adoptar ya como expresión idiomática de la lengua española en Madrid). Para mi sorpresa, Dom tiene cerrada la tienda y me encuentro con este mensaje:

Mayor es mi sorpresa aún cuando veo una pareja china paseando tranquilamente, como el que no va a ninguna parte y con la cara hacia arriba, mirando al sol, invitándole a que bronceara su piel. Vaya, esto sí que es nuevo. Aquí es cuando encaja lo que describo en en mi post titulado Los chinos, los que más secundan la huelga general. Forma parte de aquél paseo en que hablé con Lin y con Fan, en que tiré fotos a todos los comercios chinos que, en contraste con los españoles, estaban cerrados. Varios medios de comunicación se han hecho eco de este asunto. Algunos señalan que se debe a miedo, otros a solidaridad con la sociedad española. Los hay que dicen que se debe a que fueron amenazados y otros a que los representantes de los comerciantes chinos compartían la opinión de los sindicalistas españoles. Opiniones hay para todos los gustos. Lo único que yo pude percibir fue una especie de apatía generalizada entre la sociedad española y la china que, quién sabe si se tomaron el día libre o quizás de puertas adentro siguieron trabajando a su modo.

A mediodía en los medios empezaron a verse las primeras imágenes, las sensacionalistas: las de los anti-sistema montando un espectáculo en Barcelona, las de los fascistas antifascistas destrozando una librería, las de los demócratas antidemocráticos que no dejaban a la gente decidir. Las imágenes que no pude ver en la televisión fueron las de las manifestaciones pacíficas reclamando lo que consideran justo, las de los policías observando y controlando en la distancia que los piquetes pudieran informar y las tiendas pudieran abrir, las de los trabajadores ejerciendo sus derechos - ambos: a la huelga y al trabajo -, las de los empresarios sacando pecho aún a riesgo de que les rompieran los cristales, las de los miles de sindicalistas paseando sin exaltarse, en fin, esa parte de la realidad que no es noticia. Eso es lo que yo vi en las calles, lo que mi cámara recogió y lo que el conjunto inconmensurable de comentarios individuales y anónimos de las redes sociales me transmitieron.



Claro que, la crónica queda deslavada, sosa, pero señores, es que una crónica no es en sí noticia, es comentario y tiene esa dosis de insustancialidad que tiene nuestro nada cotidiano, incluso en día de huelga general. Lo que sí es noticia es que una nota anónima, escrita a boli sobre la hoja arrancada de un cuaderno de cuadrícula, con un español macarrónico, pegada con adhesivo en la puerta de una tienda de ultramarinos de barrio, llegue a ilustrar los titulares televisivos de uno de los canales más vistos en la televisión nacional. La relevancia y la irrelevancia son dos caras de una misma moneda.

Cartel de la tienda de Dom en Noticias Noche de Cuatro, minuto 25:38.
Texto y foto: BeaBugos (http://twitter.com/TetuanMadrid)

2 comentarios:

gabachaimi dijo...

Gracias por hacernos vivir como fue la huelga "por dentro".
Ya te comenté en otra entrada cómo las vivimos desde Alemania, a saber con una información muy poco detallada y sobre todo centrada en cómo repatriar a los turistas que se quedaron en tierra aquél 29.

También he de decir que teníamos la mente ocupada por otra manifestación, más local y por lo visto bastante violenta, por parte de la policía por lo menos.

No creo que saliera mucho en los diarios españoles, así que, si lees un poco de inglés, te cuelgo un enlace aquí, por si te interesa.

http://www.spiegel.de/international/germany/0,1518,720735,00.html

y en fotos:
http://www.spiegel.de/fotostrecke/fotostrecke-60024.html

churroskis dijo...

bea ,eres mi chica ideal ....
si de verdad ,inteligente ,decidida ,comprometida ,si fuera jove y te encontrara nadie podria impedir que me enamorara de ti ,jajaja
yo de verdad es que lo que mas me ha dolido es que el pueblo español ,tendriamos que habernos lanzado a la calle de manera abrumadora ,son temas muy importantes los que estan en juego ,y creo que como muchos de vosotros os dareis cuenta de que hay poca gente comprometida ,
te hablo de alguien que con mi edad vivio un gran movimiento de la juventud que desde asociaciones vecinales juntas de barrio y todo tipo de asociaciones vivimos una epoca en la que si se vivia una implicacion politica de la juventud .
eramos inconformistas y creiamos que era posible cambiar las cosas .
dichosos esos años y ese sentimiento de hacer lo que era necerario y justo ,adelante no desanimeis nunca u luchar por lo que creeis justo .
vosotros os imaginais si estas medidas que plantea el gobierno se hiciera en francia (SELOS COMIAM CON PATATAS )
UN ABRAZO PARA TODO Y HACER LO QUE CREAIS NECESARIO Y JUSTO SIWMPRE