QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

20 feb. 2010

De Tapeo por Tetuán: El Mesón Ondiñas do Mendo

Existe un espacio que encierra toda la esencia de la vida de barrio: los bares. Me doy cuenta de que hace un tiempo abrí en el blog una pestaña llamada "bares" para que fueran allí los posts sobre mis experiencias relacionadas con ellos. También me doy cuenta de que mi vida últimamente ha transcurrido poco entre bar y bar, pues esa categoría está prácticamente vacía. Así pues, dado que hoy es sábado y el fin de semana se presta para el tapeo, he pensado mi escritura de hoy debía ir por este camino.


Como todo el mundo, yo tengo mi bar favorito en la zona, pero no voy a hablar de él, no vaya a ser que luego se popularice y yo, que suelo huir de las aglomeraciones, tenga que dejar de acudir a mi bar favorito por la fuerza. En cambio hablaré de uno que está siempre a rebosar: el Ondiñas do Mendo. Gallego como bien denota su nombre, el local se especializa en mariscos sin ser propiamente una marisquería. En realidad se llama a sí mismo "Mesón", lo que quiere decir que no es tan sólo un bar y tampoco un restaurante fino, sino algo más popular en su origen y su intención, digamos que es una tasca de barrio pero con solera.


Y esto mismo, lo popular y la solera, es lo que da la impresión que buscan sus clientes. Parece que en él se concentrara todo el ambiente de tapeo de las generaciones jóvenes de Estrecho y alrededores. Un sábado o un domingo serás afortunado si logras tomarte tu cerveza al calor de la barra. Lo habitual es ver un corrillo estratégicamente apostado entre la puerta y la calle que parece anunciar al pasante: "ni se te ocurra entrar, no cabe ni un alfiler".


Alguna vez he ido allí a cenar. Las tapas de la barra, las que te dan con el chato de vino o el corto de cerveza, no me han fascinado, pero las raciones del comedor ya son otra cosa. Están bien servidas en cantidad y en calidad (téngase en cuenta que seguimos hablando de un "mesón" en el barrio de Tetuán). Dos cosas sí debo aconsejar a quien le apetezca pasarse por allí después de haber leído esto: 1) Que hagan reserva, porque está siempre hasta la bandera. 2) Que se dejen el coche en casa. Aquí se estila mucho la doble y hasta la triple fila. Sobran los coches.





Mesón Ondiñas do Mendo   Foto: BeaBurgos

4 comentarios:

Daniel Del Olmo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Peter dijo...

Jejejejeej el Ondiñas, que gran lugar en el que la sana muchachada se reune las noches de los jueves y viernes dando al barrio un punto alegre rebosando su puerta y extendiendo las consumiciones hasta crear un ondiñas paralelo en la acera, con los capós de los coches como improvisadas barras de bar.....

Por cierto, suscribo totalmente lo de no ir en coche

El blog de Tetuán por BeaBurgos dijo...

Hola Peter,
Gracias por comentar.
Lo has descrito tal cual... el bar prácticamente se traslada a la calle. Y ya si hace buen tiempo, ni te digo!

L.Rox dijo...

Yo vivo ahi bien cerquita, y no he ido nunca! cierto que esta siempre hasta las trancas, así que tendré que ir a probarlo ^^