QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

16 feb. 2010

Tetuán cumple 150 años II - El tranvía de Tetuán

"La zanja abierta en una calle céntrica nos ofrece un espectáculo parecido al de la cortadura de un miembro humano. Tubos de diversos calibres, por cuyo interior circulan líquidos y gases, traen a la memoria las venas y las arterias, la sangre, la bilis y otros humores." Estas palabras de Arturo Soria me traen a la memoria lo que vi la última vez que abrieron la zanja en el cruce de caminos que forman Francos Rodríguez con Lope de Haro y Villaamil. Pensando en la metáfora de Arturo Soria, se me hace que este cruce es como una herida mal curada, que sigue supurando a pesar de los años, pues en un año he visto tres veces una zanja abierta en este punto exacto.


Antes de que le practicaran la sutura, no pude resistir la tentación y me asomé a ese vacío abierto en pleno corazón del barrio. Fue cuando descubrí una parte de ese organismo madrileño que ha quedado enterrado en el asfalto: un camino de hierro. Más tarde supe que se trataba de un tranvía que corría desde Cuatro Caminos hasta el Colegio La Paloma. Fue gracias a Benita, aquella vecina de 93 años con la que mantuve una conversación sobre el pasado del Barrio de Tetuán. No sólo me enteré entonces de la pasada existencia del tranvía sino también de una calle, la de Covadonga, por donde éste corría y que hoy ha desaparecido por completo (en su lugar existe hoy la calle más ancha de Lope de Haro). Otra línea importante del barrio era la que salía de Cuatro Caminos y llevaba hasta Fuencarral.


Con el objetivo de conocer algo más de la historia de Tetuán para cumplir con mi proyecto de escribir cada martes un post, hoy me he ido a la biblioteca. Quería encontrar imágenes de esa antigua parada, de la calle Covadonga, del tranvía de Tetuán. ¿Sabían que hasta el siglo XX corrían por Madrid unos tranvías con "motor de sangre"? Así llamaban a los que eran tirados por mulas o caballos, que empezaron a correr por nuestras calles en 1861. En 1897 se publica una Real Ordenanza para cambiar dichos "motores de sangre" por eléctricos, aunque en Tetuán aún en 1902 eran tirados por ganado. Se eliminaron por completo de Madrid en 1906.


Tranvía con motor de sangre

Primer tranvía eléctrico (1898)
Bibliografía y fotos: "Madrid Tetuán" de Aparisi Mocholí

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acuerdo de los raíles que había en Bravo Murillo, entre las calles Almansa y Doctor Santero.

He vivido aquí hasta hace 4 años quee tuve a mi niña y nos fuimos a vivir a las afueras.

BeaBurgos dijo...

Hola Anónimo,
¿Eso hace cuanto fue? ¿Hasta cuándo estuvieron ahí los raíles?
Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Daniel Del Olmo dijo...

Hola Bea:
Soy daniel, de estudiodelolmo.com
El trabajo de fotografia documental que venia realizando se encuentra ahora en
http://www.tetuanfotoaccion.blogspot.com/
El proyecto se va enriqueciendo, ganando una dimensión pública...
A ver si es verdad que salimos a hacer fotos juntos!
Un abrazo, Daniel

BeaBurgos dijo...

Gracias Daniel,
Luego me paso por tu nuevo blog y te comento en tus fotos. Un abrazo!
Bea