QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

17 feb. 2010

Cerrado por... ¿qué?

Política, economía y crisis. Son 3 cosas de las que no me gusta hablar. Sin embargo, cuando veo reportajes como el que salió la semana pasada en Antena 3, me doy cuenta de que no puedo evitar incluir entre mis comentarios una nota. El reportaje en cuestión trataba de demostrar la crisis económica española a través de la cantidad de tiendas cerradas y eligieron como destino la arteria principal de nuestro barrio de Tetuán: la calle Bravo Murillo.


La reportera habla de 40.000 negocios cerrados en toda España, de ellos una decena en Bravo Murillo. No me parecen muchos, pienso yo, considerando lo larguísima que es la calle, pero sigamos. Posteriormente señala que las razones del cierre han sido la recesión unida al relevo generacional. Me parece un apunte necesario e interesante este último, el del "relevo". Los comercios se han llevado la alegría del barrio, dicen. Han cerrado "casi todos los comercios", añade una señora. "Puerta sí puerta no cerrada", sentencia un caballero. Otro apunte: "autónomos asfixiados por las grandes superficies". Un cuadro muy negro pintan.


Me gustaría seguir indagando en esto (no tengo datos, pero si alguien me supiera decir dónde se pueden encontrar datos concretos al respecto lo agradecería muchísimo), sobre todo porque mi percepción sobre lo que está sucediendo en el barrio es más bien otra. Cierto es que veo tiendas que cierran, pero también me encuentro cada día un nuevo comercio, especialmente en las calles aledañas a Bravo Murillo.


Lo que en general aprecio, y reconozco mi subjetividad en esta aserción, es un cambio en el tipo de negocio. Muchas tiendas de ropa y complementos chinos, muchas fruterías regentadas por gente venida de Pakistán y Bangladesh, locutorios, tiendas de ultramarinos, muchos nuevos bares, kebabs en cantidades industriales, comercios de santería cubana, carnicerías musulmanas y peluquerías caribeñas. Desde luego es un cambio...   ¿no será que el relevo generacional se ha transformado de la tradicional "verticalidad familiar" a una especie de "horizontalidad geográfica y cultural"?


Sin duda se ha producido una mudanza en calidad, pero ¿lo es también en cantidad? Me imagino que según a qué vecino se pregunte... ¿Vosotros qué pensáis?


Inmigrantes y ancianos: una imagen típica del barrio de Tetuán. 
Foto: BeaBurgos

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Me parece que estableces una relacion entre "Mundanza en calidad" e inmigracion?

BeaBurgos dijo...

Sí que establezco una relación entre el "cambio en calidad" y el "cambio social", pero no entiendo calidad como una jerarquía, que, efectivamente, puede ser una de las acepciones más usadas de la misma ("mejor o peor calidad"). Me refiero a calidad como carácter, índole, tipología, etc. es decir, a la esencia del término "calidad" por oposición a "cantidad". Nada más lejos de mi intención que establecer una jerarquía de "calidades de negocios". Gracias por el apunte. Tienes razón que puede dar lugar a esa interpretación!

Vicky dijo...

A mi me parece que lo que dices se adapta totalmente al barrio, soy vecina desde hace poco, pero he conocido Bravo Murillo a rebosar de tiendas y gente por la calle y ahora sigue habiendo gente, pero de paseo, las tiendas no se llenan y las opciones de compra han cambiado, no me meto en si a mejor o peor, pero han cambiado, supongo que la calidad precio de los nuevos comercios pertecece a otro debate.
Yo personalmente, trabajo a la vez con ancianos e inmigrantes, porque me dedico a la ayuda a domicilio y en Tetuán, hay muchos ancianos que atender y muchos inmigrantes que se dedican a este tipo de trabajo. "Todo cambia".