QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

8 mar. 2010

Donde el día de la mujer es realmente de la mujer

Hay lugares en el mundo donde el Día de la Mujer Trabajadora es verdaderamente un día de, por y para la mujer. Desde la niña en el colegio hasta la abuela en el asilo, ni una sola fémina se queda sin su regalo o sus flores.


Hoy se celebraba, por decirlo de alguna manera, este día en España y todas las mujeres trabajadoras, sin embargo, hemos fichado en nuestros puestos respectivos. Cuando me he encontrado con alguna mujer trabajando le he dicho "¡Felicidades!" y a su cara de extrañeza yo he respondido: "Bueno, es el Día de la Mujer Trabajadora y tú estás trabajando". La única que no se ha extrañado ha sido Nina, y por eso os he querido traer su historia.


Nina viene de un sitio lejano y desconocido para la mayoría de los españoles: Kazajstán, aunque en realidad es medio kazaja medio ucraniana. Trabaja desde hace cuatro años en una tienda de ropa de Cuatro Caminos. La conocí hace un tiempo comprándome un vestidito en las rebajas y de vez en cuando me paso a saludar. Como creo que la tan mal usada idea de "integración" debe venir también de los mismos españoles, de que nosotros también conozcamos mejor a los que vinieron de "allá", quería conocer más de su vida y preguntarle cómo celebran el día de la mujer en su patria.


Nina viene de un sitio llamado Tobol, cercano al río Don (uno de los grandes ríos de la antigua URSS asiática).  Me cuenta que viene de una familia a quienes enviaron a Kazajstán como castigo antes de la revolución rusa. Luego, de joven, fue a Ucrania a estudiar, más tarde a Alemania a trabajar y hace diez años terminó en España. Me dice que ya tiene raíces españolas porque su nieta de 3 años (nadie diría que este bellezón de enormes ojos azules tiene ya una nieta) es, según las propias palabras de la niña, "madrileña castiza". Nina echa de menos el 8 de marzo en Kazajstán o en Ucrania, un día festivo, en que nadie trabaja, los maridos cocinan para sus mujeres, las trabajadoras reciben regalos de sus jefes, los niños rompen su hucha para hacer un regalito a una niña en el colegio y las profesoras reciben flores de parte de todos sus estudiantes. Es una muestra de respeto y agradecimiento a la mujer, a su trabajo desinteresado, a su quehacer diario en la casa y a sus cuidados incondicionales de madre.


Cuando oigo a Nina hablar de las celebraciones y de los ritos de su pueblo, pienso que no estaría nada mal importar algunas de ellas a España, ¿verdad?


Nina trabajando el Día de la Mujer Trabajadora   Foto: BeaBurgos

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por esta entrada, Bea, me ha encantado leerla. Un saludo, Virginia (Tierra-Aire).

BeaBurgos dijo...

De nada, Virginia... Gracias por comentar. Siempre me da gusto saber que a alguien le gusta lo que escribo.
¿Ya has visto la entrada dedicada a vuestra iniciativa Tierra Aire? También lo puse en la Agenda de esta semana.
Ojalá os quede precioso el huerto urbano.
¡Suerte!

Anónimo dijo...

Feliz día de la mujer para ti también.
J Pancrazio

BeaBurgos dijo...

Muchas gracias!

Hello Madrid, Hola New York dijo...

Que historia más bonita! Gracias por compartirla, me ha encantado... ojalá se incorporasen más costumbres como las de la patria de Nina no sólo ese día, sino más a menudo también! Felicidades (con retraso!!)

BeaBurgos dijo...

Hola HMHNY. Gracias a ti!
Recuerdo que en Moscú y en general en todas las antiguas repúblicas soviéticas este día se celebraba realmente a lo grande, sentías que era un día de fiesta. No sé por qué en España prácticamente no se siente. Es cierto que se habla algo más de mujeres y de feminismo en las noticias, lo cual siempre es de agradecer, pero no se siente como un día en el que realmente haya algo que celebrar. ¿Cómo es en EEUU? Otra idea para comparar las costumbres americanas y españolas en tu blog...
Un abrazo!