QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

28 sept. 2011

La 'integración' debe ser mutua ¿no es cierto? Yo me la llevo a la sartén

'Integración' es una palabra demasiado manida. Sin duda la habremos oído cientos de veces en boca de los políticos madrileños, que la enarbolan con orgullo para referirse a esa labor social que se hace desde el Ayuntamiento para que las gentes venidas de todo el mundo y quienes han nacido en suelo español se sientan más cercanos, más iguales.

Yo prefiero hablar de convivencia. Cierto, no soy una especialista en asuntos sociales y por tanto no pienso con ello sentar cátedra, pero mi realidad como vecina de Tetuán no me habla de una "integración" sino de una convivencia entre culturas.

La "integración" supondría una previa desintegración, algo que yo no siento en estas abigarradas calles de Tetuán donde los colores - de la piel, la vestimenta, el timbre de voz - están más unidos que un anuncio de Benetton. La convivencia, en cambio, es de ida y vuelta.

Toda esta reflexión para hablar de comida, concretamente de los kibes, una exaltación de la fusión culinaria, un plato de origen árabe que por caprichos del destino ha terminado siendo algo tan dominicano como los leggins ajustados.

Siempre que paseo por el barrio de Bellas Vistas me acerco a una pequeña cafetería-pastelería dominicana a tomarme un batido de frutas tropicales y unos kibes, así que el otro día cuando vi en la frutería palestina de abajo de casa la harina para preparar kibes no me lo pensé dos veces y me la traje - sí, soy osada en la cocina.

La receta es bien sencilla, de manera que ayer tarde me puse manos a la obra:

RECETA PARA KIBES DOMINICANOS

(Para 25 kibes - unas 4-5 personas, según lo comilones que sean)
Ingredientes: 250gr de harina de kibe, 250gr de carne picada, 1 cebolla, sal, hojas de menta y pimienta negra.

Elaboración:
1) Se coloca la harina en remojo por 3 horas, tras las cuales se escurre hasta que quede totalmente seca.
Harina en remojo











2) Se bate con la batidora la cebolla, la menta, la sal y la pimienta negra, mezcla que se unirá en un bol a la harina y la carne picada.


Mezcla de todos los ingredientes











3) Se preparan bolitas alargadas (a modo de nuestras croquetas) y se fríen.

Kibes listos para freír











Aquí están mis kibes (Os aseguro que el resultado es mucoh más delicioso de lo que parece en las fotos):

Buenísimos kibes dominicanos




Para acabar por completo con la "integración" culinaria, cometí lo que quizás para un caribeño sea un sacrilegio: me los comí con arroz con frijoles negros:

Kibes y arroz con frijoles, ¡rico, rico!
Es posible que mi receta de kibes no dé como resultado los kibes más bonitos, ni los mejor elaborados del mundo, pero os puedo garantizar que mi cena dominicano-cubana ha sido la más deliciosa que me he metido entre pecho y espalda en mucho tiempo.

Será que en la sartén las cosas funcionan como en la convivencia: puede que no sean perfectas, pero si los ingredientes son frescos y le ponemos esmero, ¡qué rico sabe el plato!


No hay comentarios: