QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

11 jun. 2011

Un paseo desde Lavapiés a Tetuán, un lujo al alcance de todos

La noche estaba fresca. Salí de La Casa Encendida, de un encuentro muy inspirador con Satish Kumar y, con mis zapatillas bien atadas, decidí echarme cuesta arriba hacia Tetuán. Las 9:05 de la noche.

La plaza de Lavapiés está animadísima. Allí me paran unos dominicanos litrona en mano: "Chica,¿estoy guapo con esta cadena? Me la ha regalado mi mujer." "Pareces un puertorriqueño reggaetonero, pero si tú eres feliz..." Los ojos se le encienden, parece que el consejo le ha gustado, casi como si le hubiera dicho un piropo.

Sigo cuesta arriba: atravieso la calle Magdalena, la de Atocha, la plaza de Santa Ana, llego a Sol y me encuentro con la Asamblea en pleno. Me pierdo por la acampada. Mientras la asamblea se celebra me llama la atención que haya tanta gente en sus tiendas de campaña, ajenos al debate que se está generando al mismo tiempo y en el que están decidiendo si mantener la acampada o no. Parecen casi dos miembros disociados, como una bailarina en los templos hinduistas. Unos cocinan, otros juegan al ajedrez y otros se aman entre las mantas.

En mi escalada por Gran Vía y calle Fuencarral no dejo de pensar. Observar cómo esta acampada sigue en pie tras un mes me hace creer más que nada en nuestra democracia. Nuestra libertad de expresión puede llegar a tales límites: distribuir comida (¿con o sin permiso?), montar una guardería o concebir un infante a plena luz del día, en un espacio público, en el corazón de España... Y entonces pienso en los otros países en los que he vivido: me imagino una acampada de indignados frente a la Casa Blanca de Washington, junto a la parisina Notre Dame o cerca del Colosseo romano, en la Plaza Roja de Moscú o en la habanera Plaza de la Revolución. No señor, no creo que llegaran a sobrevivir ni una semana.

En la Puerta del Sol. Foto: BeaBurgos

Con este pensamiento atravieso Bilbao y abro mi Twitter: allí muchos han leído mi mensaje y me empiezan a contestar. Me animan, me dan aliento para que llegue a Tetuán. Lo cierto es que no siento nada de cansancio, a pesar de que ya son casi las 10:00.

Llegando al comienzo de Bravo Murillo la calle vuelve a inclinarse, pero Chamberí es uno de esos barrios en los que más me gusta respirar, con sus aceras anchas, pobladas de árboles, elegante y popular al mismo tiempo. Un día le dije a un amigo de Tetuán: Chamberí es el barrio en que nos gustaría vivir a los tetuaneros si ganáramos el doble. Prácticamente lo insulté. Me dijo que él siempre había querido vivir en Tetuán. Cinco meses más tarde se mudó para Vallecas. "El alquiler es más barato. Por el mismo dinero tengo plaza de garaje".

Cuando llego a Cuatro Caminos me siento en casa, ya no quedan más que unas cuantas cuadras. Ya se respira otro aire. Me transmite energía. Las calles se llenan de gente, también de papeles (por cierto, ¡cómo se nota la suciedad cuando uno atraviesa esta rotonda!), en cada banco una nacionalidad distinta arregla el mundo: aquí los paraguayos, allá los marroquíes, los dominicanos o los filipinos. Tetuán es un cóctel de culturas y Bravo Murillo la coctelera.

Atravieso el metro Tetuán. Me dirijo hasta Valdeacederas, a la Feria de Galicia, a premiarme por mi paseo con un buen pulpo con cachelos. La noche sigue fresca y yo empiezo a flaquear: Son las 10:35. Una hora y treinta minutos después he llegado a mi destino y a algo más, a una conclusión: Pasear en las noches primaverales de Madrid es un auténtico lujo, un lujo al alcance de todos.


3 comentarios:

Mary dijo...

Muy identificada tanto con tu paseo como con tus comentarios sobre Chamberí. Yo vivo en Estrecho y trabajo en Bilbao, me hago la ida y vuelta casi todos los días andando y me encanta ver los contrastes que tu describes.

El blog de Tetuán por BeaBurgos dijo...

Hola Mary,
Pues si es así me imagino que tendrás muy buenas piernas porque la cuesta se las trae. Me alegra que te sientas identificada. Creo que somos muchos los vecinos de Tetuán que mantenemos esa especie de amor-odio hacia su barrio, especialmente cuando echamos una ojeada a la suciedad de nuestras calles.
Un abrazo y gracias por pasarte y comentar,
Bea

Txema dijo...

Este lunes me tomé la primera horchata de la temporada y enfile por Villaamil hasta Bravo Murillo y luego bajando hasta Sto. Domingo. Me gusta ese paseo y me gusta mucho Bravo Murillo. Es la verdadera calle mayor de Madrid.