QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

16 jun. 2011

Tetuán se convierte en el foco de atención de todos los medios

Por un día el distrito de Tetuán, y en concreto el barrio de Berruguete, uno de los más pobres del distrito, se convirtió en el foco de atención de todos los medios de comunicación.

A las 9 menos cinco de la mañana salí de casa para llegar a la calle Naranjo, donde vive Anwar, el vecino de Tetuán al que iban a desahuciar. El desahucio estaba previsto a las 10:30 de la mañana y la gente estaba convocada a las 9 y media en el metro Tetuán. Sin embargo, cuando llegué a eso de las 9 ya estaba la calle cortada, llegaban antidisturbios con una lechera y los ánimos estaban caldeados. Quizás el intenso calor y el sol que entraba por el Este y daba de pleno en la calle Naranjo ayudara a apaciguar los ánimos, que se mantuvieron más o menos estables a lo largo de toda la mañana.

Desahucio en Tetuán. Foto: BeaBurgos
Me encuentro en seguida con Víctor, el "reportero de guerra" de Aquí Tetuán, que lleva frente a la casa de Anwar desde las 6 de la mañana. Él ha seguido su caso desde hace unas semanas y conoce todos los detalles. Allí se dan cita medios de todos los orígenes: me encuentro con periodistas de 20minutos, ElMundo, EFE, Periodismo Humano, Televisión Española, etc. con los que he coincidido en otras ocasiones (por cierto, a la periodista y al cámara de EFE ya va la segunda que en Tetuán les tiran agua, si recordáis la foto que tomé en Plaza Castilla).

Al poco de llegar se suman a la manifestación todos los que se habían dado cita en el metro Tetuán, salida algodonales, y entonces sí la manifestación empieza a tomar forma. A grito de "Anwar, amigo, el pueblo está contigo" o "Hasta las tetas de pagar una hipoteca", se fue haciendo la hora del desahucio.

A las 10:30 no se presenta nadie, a las 11:00 no se presenta nadie, a las 11:30 no se presenta nadie. Finalmente, se recibe la comunicación de que el desahucio se abandona (al menos por el momento) y la emoción sobrecoge a todos los participantes. Cuando Anwar baja y agradece a todos la ayuda prestada la gente empieza a vaciar las calles con buen sabor en la boca.

Lee la crónica de Víctor Martí en Aquí Tetuán:

Cientos de congregados detienen el desahucio de la calle Naranjo en Tetuán

Os dejo aquí uno de los vídeos que tomé:





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bea gracias por tu crónica. Cuando dices que los ánimos estaban caldeados ¿quieres decir que la gente estaba crispada?

Y cuentas entonces que hubo más gente a la que le echaron agua a mala idea, como a la periodista y cámara de EFE.

Lo de las hipotecas y los desahucios sin duda es una tragedia, pero también tenemos que ser conscientes de en qué deudas nos metemos nosotros antes de asumirlas ...

El blog de Tetuán por BeaBurgos dijo...

Hola,
La gente no estaba exactamente crispada, pero hubo un momento de tensión en que gritaron y vi muchos puños en alto. No fue la tónica general, luego todo fue más tranquilo, pero sí, a ratos hubo algo de tensión.
A la periodista no fueron a mojarla, sino que más bien fueron "daños colaterales" por mojar a Cayo Lara, aunque yo vi unos cuantos periodistas bañados, no sé si es que también fueron a mojarlos en otras ocasiones o qué. Había mucha gente, coches que pasaban por la calle, los policías y los medios de comunicación... no era fácil ver todo lo que ocurría al mismo tiempo.
En cuanto a lo de las deudas... creo que, como se suele decir, se juntó el hambre con las ganas de comer. Mucha gente se metió en deudas que no podía asumir y deben ser responsables de sus actos. Por otro lado, muchos bancos se aprovecharon de la situación. Elegí el vídeo del chico porque dice en cierto modo lo que muchos piensan: que vayan primero a por los más grandes, a por los que más deben y a por los responsables de la crisis y luego se encarguen de los ciudadanos de a pie.
Cuando escuchas a Anwar hablar piensas: "¿cómo se metió en tal deuda?" sigues escuchándole hablar y piensas: "¿cómo vas a permitir que se vaya a dormir a la calle?" y te das cuenta de que es una cuestión de dinero o derechos humanos en la que no es fácil decidir pero finalmente impera la solidaridad.
Creo que el 15-M está ayudando entre otras cosas a que se imponga esa solidaridad ciudadana. Quizás, con suerte, nos haga más solidarios (y también más conscientes antes de meternos en deudas, no?)
Un abrazo y gracias por comentar. Por cierto, me encanta saber con quien hablo. No es una crítica, pero me canso de recibir mensajes anónimos. De todos modos, gracias por pasarte,
Bea