QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

3 ene. 2012

Las uvas de la pesadilla

El Ayuntamiento de Madrid publica una nota de prensa titulada "Apacible Nochevieja en la Puerta del Sol" y destaca el comportamiento cívico de los madrileños. No es lo que yo vi. Mi experiencia fue más bien distinta.

Comerse las 12 uvas en la Puerta del Sol se ha convertido en una auténtica pesadilla. La noche del 31, la afluencia de turistas venidos de todo el mundo buscando lo exótico que piensan que España les puede ofrecer se convirtió en una aglomeración en Sol que me atrevería a decir "sin precedentes".

La única vez que pude tomarme las uvas en Sol fue el año 1998. De entonces me había quedado un buen recuerdo así como una noche un tanto desierta. ¿Lo recuerdo mal o antes era otra cosa? Desde luego se podía acceder, había mucha menos gente, y se podía entrar y salir de la plaza a cualquier hora.

Quien sabe si haya tenido influencia este año AcampadaSol, el caso es que la noche del 31 se convirtió en una auténtica pesadilla.A un cierto punto de la noche, la gente que quería salir de Sol después de haber tomado las uvas y brindado más los curiosos que seguían acercándose a la plaza formaron un embotellamiento en las calles estrechas de acceso a la plaza que provocaron escenas de pánico.

Apenas podía sacar mi cámara para grabar y fotografiar lo que sucedía a mi alrededor, porque tenía todo el cuerpo aplastado contra una valla y dificultad para respirar, pero acerté a fotografiar a alguien de seguridad que ayudadaba a una mujer entrada en años a escapar de la marabunta.

Para otro año, habrá que ser más precavido, autoridades, madrileños y turistas. Tengamos las uvas en paz.





1 comentario:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Hola Bea:
Ante todo, feliz año. Te comprendo perfectamente. El viernes 30 por la noche estuve en las pruebas del reloj de Sol, momento que muchísima gente aprovecha para hacer un ensayo de las uvas. Y sufrí lo mismo que tú: angustia, presiones, movimientos de gente que te arrastran... Fue horroroso.

Imagino que la noche del 31, aún con más gente, fue mucho peor.

Un saludo y espero que esta "pesadilla" no te marque el resto del año, que deseo feliz y próspero.