QUIERO LEER UNA ENTRADA AL AZAR

3 may. 2010

Teatro comunitario en Tetuán, un barrio “mestizo y solidario”

Tetuán años 60. Seña Pili saluda a Quiteria, la nueva vecina llegada desde Extremadura en busca de un futuro mejor en la capital. Manolo, el sereno, de origen gallego, le está explicando que aquí en la capital se necesitan sus servicios por motivos de seguridad, cuando aparecen Consuelo, “la pipera” y el Tío Pepe, que hacen felices a los niños con sus pipas y golosinas. Si usted vivió en Tetuán hace ya casi 50 años probablemente haya conocido alguno de estos personajes (a los reales y a los ficticios) porque esta obra de teatro está inspirada en nuestra historia, la “historia e historias de Tetuán” que dieron título al libro editado hace unos años por la Asociación de Vecinos de Cuatro Caminos.


El libro surgió de una idea vecinal: recoger la memoria colectiva de nuestro barrio. Con el tiempo, el papel se ha metamorfoseado en la piel, la voz y la ilusión que un grupo de vecinas (y vecino, Jorge, su director) ponen cada vez que se suben al escenario. Se trata de un taller de teatro (del que por cierto nos invitan a formar parte) que se reúne cada martes desde hace un año. Con cada nueva representación, este grupo de teatro comunitario va tejiendo esa red de compañerismo y humanidad que en principio debería ser la esencia de un vecindario, va extendiendo el amor por las calles y las gentes que pueblan o un día poblaron este humilde pedacito de Madrid.


Al menos eso es lo que me hicieron sentir las mujeres que anteayer viernes 30 de abril compartieron su pasión y sus horas de trabajo con el resto de vecinos que nos dimos cita en la sede de la Asociación Ventilla Almenara. La representación dio un salto de los años 60 a la actualidad para presentarnos un barrio mestizo en que una mujer trabajadora, como podría ser cualquiera de nosotras, acoge a una recién llegada de Perú mientras se cruzan con una vecina marroquí que lleva su cous-cous a la reunión vecinal. No es más que un pequeño cambio de perspectiva temporal, el espacio sigue siendo ese Tetuán que un día recibió a Quiteria y a Manolo y hoy acoge a Jovita y Yasmina.


Si en el pasado Tetuán era, en palabras de Seña Pili “para mí, el corazón de Madrid” y su futuro, según Jorge Cassino (director del taller) “dependerá de los que vivimos en este barrio”, el presente de Tetuán es, como reza la pancarta final y el mensaje que estas vecinas nos quieren transmitir, el de un barrio “mestizo y solidario”.


Teatro Comunitario en Tetuán.  Foto: David Arenal - ¡Muchas gracias!

No hay comentarios: